.....

.....

domingo, 18 de febrero de 2018

SE RINDIÓ 28 AÑOS TARDE


El 15 de agosto de 1945, el emperador nipón Hiro-Hito se dirigió por radio a la nación para anunciar a unos atónitos súbditos, que por primera vez escuchaban la voz divina de su caudillo, la rendición incondicional de todas las fuerzas japonesas. La Segunda Guerra Mundial había finalizado.


Sin embargo, en esos momentos unos 3 millones de soldados japoneses se encontraban dispersos por todo el Océano Pacífico, y no todos se enteraron del fin de la guerra. Hubo algunos grupos de combatientes que, ignorando el desenlace de la contienda, continuaron resistiendo en sus refugios al enemigo norteamericano completamente ajenos a la realidad. Entre todos éstos, destacó un nombre por encima de todos: Shoichi Yokoi, un sastre que continuó librando su propia guerra... ¡durante 28 años!

viernes, 16 de febrero de 2018

¿DE DÓNDE VIENE TERMINAR COMO EL ROSARIO DE LA AURORA?

Se usa para referirse a un hecho o suceso que sabemos o presentimos que va a acabar mal.
Pero¿de dónde proviene esta famosa expresión?
En Espera, pueblo de la provincia de Cádiz, al sur de España, existía una cofradía llamada Rosario de la Aurora, cuyos miembros salían en procesión por las calles, al romper la aurora, para cantar el rosario. Por aquél entonces abundaban los camorristas, los cuales, a esas horas solían hacer de las suyas. Un día, camorristas y cofrades se enzarzaron en una ruidosa pelea en la que, por lo visto, los farolazos propinados por los cofrades jugaron un papel fundamental. Desde entonces, el dicho acabar como el rosario de la aurora expresa el desenlace agitado, normalmente llegando a las manos, de cualquier asamblea o reunión.
¿De dónde proviene la expresión 'Acabar como el rosario de la aurora'?

domingo, 11 de febrero de 2018

Famélico esperpento

Famélico esperpento,
que ni comes ni dejas comer,
siempre atento,
por si la pata pudiera meter.
Escuálido esqueleto,
tísico sopón,
que ni jodes,
 ni joder dejas,
¡Que me tienes entre cejas!
A ver si de una vez,
sin rumbo partes,
y te alejas.




domingo, 24 de diciembre de 2017

VIVENCIAS DE UN GALGO ARGENTINO


Perro nací,
y perro moriré,
por eso ladro “Vos”,
 ni tú, ni usted.
“Esteee…” ¡Guau!
¡“Che”!,
“Escuchá” la vitrola,
que no canta Julio,
sino el gran Gardel,
de sombrero calado,
y sonrisa de marfil,
¡No me “jodás” Julio!
Que no das el perfil.
Ay… tiempos pasados,
de tabernas y calles,
puertos y esquinas,
de gauchos, caballos y porteños,
y puñaladas inquinas,
de guitarras que lloran,
de rotos sueños,
por tristes tangos,
que no tienen dueños.
Malvivo en la calle,
mucho palo,
y poco pan,
perra vida la mía,
no soy más,
que un pobre can.
¡Pero galgo!
un tanto gracioso,
aunque eso sí,
soy hidalgo.
Hasta la desnudez delgado,
zarrapastroso,
trabajo poco,
y mucho reposo.
Siempre junto a mi amo,
 cuando tañe las cuerdas,
 los recuerdos acuden,
y los tangos salen solos.
Historias de tristeza,
 amor y pasiones,
rotos corazones,
por infamias y vilezas.
¿Qué sería si no un tango?
Roto el llanto,
que mi alma clama,
como perro argentino,
a la voz de mi amo,
cuando toca, canta,
y me llama.

martes, 19 de diciembre de 2017

TENGO GANAS DE VERTE

Tarde lluviosa, triste y gris. Acurrucado en mi sillón, abrazado y protegido por mi vieja y raída manta, miro por la ventana como cada tarde; observo como las gotas de lluvia mojan el fino cristal que me separa del frío invierno que reina en el exterior, como las gotas recorren esa incesante cerrera descendente hasta el final de la ventana y, otra vez a empezar, una nueva gota tras otra.
El humo de una taza de café que sostengo entre mis manos para calentarme, sube cual neblina etérea hasta mi faz y empaña mis gafas, escondiendo tras ellas las pequeñas lágrimas de melancolía que se escapan de estos mis ojos que un día fueron tuyos.
El recuerdo, la añoranza de ti y de tiempos pasados que fueron más que felices, acuden a mi mente, bombardeando con cada instante que pase contigo. Tu recuerdo está latente, vivo diría yo, grabado a fuego en mi roto corazón, pero te fuiste... para siempre y me dejaste sólo.
Espero reunirme contigo en breve, sé, o quiero creer, que me esperas allí donde estés con los brazos abiertos y esa sonrisa tan característica tuya que me hizo enamorarme de ti aquel día junto al río; porque dos almas unidas en el tiempo, lo estarán en el espacio por siempre, que nos fundiremos en nuestro ser común, sí, ese que la suma de ti y de mi, ese que formamos y que nunca más nada, ni humano ni divino, nos volverá a separar jamás.
Aquí sigo esperando la muerte, con paciencia y no viene; pero con el ansia de volver a verte, a ti, a mi único amor, a mi vida, a la luz de mis ojos, a esa que se llevo mi alma en vida aquel día que partiste, sin decir adiós. Tan abatido y desgraciado me dejó, que el reloj que marca mi vida se paró en ese instante.
Sin ilusión, ni incertidumbres ni aventuras por correr juntos, quedé rendido ante la cruda y fría verdad, tú ya no estabas. Por eso, cariño, aquí espero cada tarde, sentado en nuestro viejo sillón a que aparezca la Muerte, para que me lleve a allí donde tu estas. Pero miro por la ventana y nunca viene.
¿Acaso no tengo yo el derecho de morir, aunque sea por amor?
No tengo miedo, solo, unas inmensas ganas de volver a verte.

domingo, 17 de diciembre de 2017

AÑORANZA DE TÍ

Absorto en mi soledad,
mi cuerpo y mi alma,
te añora en las frías noches,
por dejarme ansiedad,
donde sólo en mi cama,
quedan tus recuerdos,
lejos de reproches,
de aquella felicidad.
Lejos queda la estela,
de aquellos besos y abrazos,
que con tanta cautela,
disfrutaba entre tus brazos.
Desilusionado y abatido,
te sigo buscando,
latido a latido,
dentro de mi corazón,
pues  te sigo amando,
ciego y convencido.
Miro y no te veo,
busco y no te encuentro,
necesito de ti,
¡Cuánto te deseo!
Regresa a mí,
y por ende,
al amor,
ese que un día partió,
sin pedir permiso,
y sin decir adiós.

sábado, 16 de diciembre de 2017

HISTORIAS DE AMOR Y GUERRA. LLEGA UNA CARTA TRAS 91 AÑOS

Primavera de 2012, en las excavaciones en lo que fue el fortín de Monte Arruit donde apareció el cuerpo momificado de un soldado español. Según arqueólogos y antropólogos, las condiciones climáticas de la zona han hecho posible la buena conservación del cuerpo, pertenencias y restos del uniforme.
Resultado de imagen de carta de un soldado monte arruit
Entre sus objetos destacaba una pitillera de cuero y metal con las iniciales P.G., una foto de una mujer joven, una pequeña moneda de plata con la efigie de Alfonso XIII y una extensa carta todavía legible. Todos los indicios, y sobre todo por el lugar del hallazgo y datación de la carta, apuntan a que este hombre fue una de las víctimas de la matanza acaecida el 9 de agosto de 1921 en Monte Arruit.
Los investigadores quedaron asombrados al leer la carta que portaba este soldado. El papel amarillento, dos páginas plegadas por la mitad estaba metido en un sobre. Los datos personales no han sido revelados por las fuentes investigadoras. En el sobre se dice (omitimo apellidos y direcciones):

Hermano de armas, si lees esto será porque yo habré muerto. Por favor, cumple la última voluntad de este soldado español que ha caído por la Patria y haz llegar esta carta a María […] que vive en Málaga en la calle […]. Sus padres se llaman Manolo y Antonia.

Y a continuación esta es la emotiva carta del soldado:

Mi dulce María, nunca pensé escribir esta carta, pero lo preocupante de la situación me lleva a ello. Llevamos días atrincherados y defendiendo Monte Arruit, apenas tenemos agua y comida. Los moros nos cercan y nos hacen fuego, cada día tenemos nuevas bajas, ya sea por causa enemiga o por efecto del calor, y no tenemos medicamentos ni medios de asistencia sanitaria.

Según dicen, el General Berenguer le ha prometido a Navarro que mandarán refuerzos desde Melilla, pero la ayuda nunca parece llegar. Hay descontento y pesar entre los hombres aquí. Hay rumores fiables de que se negociará la rendición de la plaza, pero no sabemos mucho más al respecto. No sé qué pasará, hemos pasado muchas penurias en esta maldita guerra, pero como la de Monte Arruit no la he vivido. Ya se sabe como actúan los moros y tengo mucho miedo por lo que pueda pasar, estamos prácticamente a su merced y no creo que podamos resistir mucho más el hostigamiento al que nos someten.

En el campamento tratamos de animarnos los unos a los otros; por su parte, día tras día, los oficiales nos recuerdan lo que implica ser un soldado español con arengas patrióticas, pero lo que más nos reconforta, dentro de lo que se puede, es la camaradería que hacemos todos en estos difíciles momentos.

La verdad que no sé por qué te estoy contando esto, supongo que por egoísmo al desahogarme con este papel. No quiero robarte más líneas, ya que esta carta es para ti: la dulce niña de mis ojos, mi morena, mi malagueña, mi razón de vivir, mi anhelo, la estrella que me guía en las noches, la única persona por la cual suspiro día tras día y me reconforta pensar que pronto te veré, que pronto te abrazaré, que pronto te besaré y que pronto me casaré contigo. Dios sabe lo mucho que te quiero.

Aún me acuerdo de la primera vez que te vi, con aquel vestido azul, tu pelo negro azabache recogido en un coco, esos ojos verde esmeralda que son capaces de cegar más que este sol africano y convertir a cualquier hombre en estatua de sal con sólo regalarle una mirada tuya. Me acuerdo de la canasta de mimbre llena de pescado que llevabas pues venías del mercado y como yo, apoyado en la pared de la calle de mi casa, quedé absorto ante tu belleza. Te eché un piropo cuando pasaste por delante mía, no pensé que me hicieras caso, ya que tal hermosura tiene que estar acostumbrada a que te los digan, pero giraste tu preciosa cara, me miraste y me sonreíste. Bendito piropo aquel. Te pedí acompañarte a casa para hablarte por el camino y me lo permitiste.
Desde entonces fuimos inseparables, me costó que tu padre me aceptara, pero ya sabes que la insistencia siempre ha sido mi virtud. Aún me tiemblan las piernas cuando me acuerdo de aquel primer beso que te robé en la puerta de la casa de tu tía, se nos paró el mundo alrededor en ese instante. En fin, hay tantas cosas que podría contar...

Seguro que mientras lees esto estás esbozando una sonrisa. En estas líneas que llevo hablando de ti se me ha olvidado momentáneamente todo lo que estoy pasando aquí. Siempre serás mi mejor medicina y el remedio de todos mis males. Ya sabes que al comienzo de esta carta te dije que nunca pensé escribirla. Es de despedida, mi amor. Si recibes esta carta será porque yo ya no estaré.

No quiero ser egoísta y por ello te pido que no me guardes luto, que no te apenes por mí, que rehagas tu vida lo más pronto posible y que no me eches en falta pues yo siempre estaré contigo en cada momento de tu vida. Que seas muy feliz y que hagas realidad todos tus sueños, ya que los míos se cumplieron cuando me dejaste amarte. Quiero que sepas que mis últimos pensamientos son para ti y que siempre te querré y cuidaré allá donde esté.

Monte Arruit a 8 de agosto de 1921.

De tu soldadito, Pedro.

El 9 de agosto el general Navarro parlamentó la entrega de Monte Arruit con los jefes tribales: los españoles entregarían su armamento y a cambio se les permitiría retirarse a Melilla. Así se hizo: los soldados se deshicieron de todas sus armas y salieron en columna alineándose a la puerta del fuerte junto con heridos y demás habitantes de Monte Arruit, preparados para la penosa marcha hacia Melilla.

Sin embargo, los rifeños no respectaron el pacto y se lanzaron furiosamente contra sus enemigos desarmados produciéndose una salvaje matanza; apenas hicieron prisioneros pues sólo 60 lograron sobrevivir, y sobre los restos del campamento quedaron más de 3.000 cadáveres, secándose al sol muchos de ellos despedazados. Allí permanecerían durante meses, hasta que la zona fue de nuevo recuperada por el ejército español.

A veces el destino y la suerte se unen aunque demasiado tarde. No ha sido fácil, según revelan los investigadores, pero se pudo localizar a los familiares de la destinataria, María.

Antonio, un nieto de esta mujer, ha contado que su abuela, aunque se casó años después de lo acontecido en Monte Arruit, siempre tuvo en su mesita de noche la foto de un joven soldado con un rosario sujeto en la esquina del marco. Durante muchos de años, incluso ya casada y con hijos, día tras día acudía al puerto de Málaga con la esperanza de que llegara el barco que habría de traerlo.

Según afirmaciones de Antonio "mi abuelo siempre respetó a mi abuela y supo que jamás ocuparía el puesto de aquel primer novio. No obstante, fueron un matrimonio feliz".

María falleció en 1987, a la edad de 85 años. Pidió ser enterrada con la foto de su primer amor y el rosario entre las manos, lamentablemente no pudo leer esta carta.